Albergo a Treviso, costruzione 17° secolo, villa di lusso

Foto1

El preferido por la primera dama del Imperio Romano: Livia

El Prosecco de Conegliano Valdobbiadene es la joya de los espumantes italianos. Florece con resplandores dorados de una tierra hecha de cultura, tradiciones y belleza; emociones que se renuevan en cada sorbo y que quedan para siempre en el corazón

HISTORIA:
El prosecco es desde hace mucho tiempo cultivado en la faja colinal de la marca trevigiana, y más precisamente sobre las colinas que se extienden entre Valdobbiadene y Conegliano. La historia de un vino, sobre todo si de origen antiguo, es atada íntimamente no sólo a la tierra que lo produce, sino también a los hechos que en el curso del tiempo han marcado la vida de las generaciones que se han succedido en el territorio de producción. El prosecco, en el área colinal incluida entre Valdobbiadene y Conegliano ha influido notablemente en los empleos, las costumbres, las tradiciones y la economía de las comunidades locales en el arco de más de diez siglos.
El prosecco es una cepa de antiquísimo origen, incluso precedente a la colonización de los romanos  (ocurrida en el siglo II antes de Cristo). En efecto son conocidos los versos de Virgilio que conciernen precisamente estas tierras: "Las vides flexibles tejen sombras ligeras". Se conoce muy poco de las variedades presentes sobre estas colinas. En época romana, sin embargo, hay noticias que conciernen precisamente el prosecco. Según algunos investigadores debería tratarse de la misma cepa que en época romana ha dado origen al muy decantado vino Pucino, al que la emperatriz Livia, mujer de Augusto habría atribuido su longevidad. Ella ha escrito: "Ningún otro vino es más indicado para uso medicinal".
Plinio el Viejo, haciendo una reseña de los principales vinos conocidos en la Roma de los Césares, describía el Pucino como uno de los grandes vinos que preparaban las mesas de los dignitarios romanos y que tenía el regalo de alargar la vida de sus consumidores. En la edad tardo-romana tenemos testimonio de parte del Valdobbiadenese S. Venanzio Fortunato obispo de Poitiers (535 -603), que dice: "Tierra duplavensis, dónde eternamente florece la vida, bajo la montaña de la desnuda cumbre".
A avalorar esta teoría contribuye la existencia, en la zona de Trieste, de un pueblo llamado PROSECCO y la presencia de una cepa local llamada "Glera", completamente parecida al prosecco, de aquí habría llegado en el Trevigiano: La cepa Serprina de las Colinas Euganeas (las colinas de Padua) podría tener los mismos orígenes del Prosecco. Existían al principio de 1900 bastantes cepas muy parecidas al prosecco y difusas en la alta provincia de Treviso pero con el tiempo fueron abandonadas a favor del Prosecco redondo, ha seguido en los últimos veinte años un gran trabajo de selección clonal finalizado a la salvaguardia de la rusticidad y vigor de la cepa que tiene que acostumbrarse, en su momento, a muchas exigencias gastronómicas, culturales, sanitarias y enológicas. La cepa Serprina de las Colinas Euganeas podría tener los mismos orígenes del prosecco.
El ministro trevigiano Luca Zaia que, entre los varios éxitos conseguidos en los dos años como Ministro de las Políticas Agrícolas, ha hecho que la producción de prosecco doc sea limitada a una área que del trevigiano se extiende hasta los confines de Eslovenia que comprende también el Cru más exclusivo DOCG el Conegliano Valdobbiadene prosecco superior, precisamente la zona que circunda el pueblo de Follina.

Las diferentes tipologías:
El Prosecco de Conegliano-Valdobbiadene DOCG nace de precisas reglas que garantizan su unicidad y autenticidad y de una tradición que, incluso conformándose a los cambios ocurridos, ha conservado en el tiempo una identidad precisa e inconfundible.
Tranquilo, Burbujeante o Espumoso, el Prosecco DOCG de Conegliano Valdobbiadene se reconoce por el color pajizo ligero, por la moderada corposidad, por el exclusivo perfume afrutado y floral.
He aquí una breve descripción de las características de los muchos tipos de vino producidos.

Prosecco DOCG de Conegliano
Valdobbiadene Spumante

El Prosecco Spumante expresa plenamente su carácter ágil y al mismo tiempo enérgico y predominantemente producido en dos versiones, el Extra Dry y el Brut. En la primera la refermentación se interrumpe cuando todavía queda un pequeño porcentaje de azúcares (12-20 gr/l), en la segunda casi es conducida al final (15 gr/l máximo) de modo que el Espumante se vuelva más seco.
Brut
Es el Prosecco más moderno y tiene un gran éxito internacional.
Se caracteriza por perfumes más ricos de señales de cítricos y notas vegetales, que se acompañan con una agradable nota de corteza de pan, unida a un bonita y viva energía gustativa. El perlage fine, asegura la persistencia del sabor y la limpieza del paladar, convirtiéndolo en la mesa, en el espumante por excelencia.
De apreciar servido a 7-9° C con entradas de pescado y hortalizas también elaboradas, primeros con mariscos y platos de pescado al horno o, como es en uso en la zona de producción, con toda comida.
Extra dry
Es el Prosecco "clásico", la versión que combina la aromaticidad varietal con la sapidez exaltada por las burbujitas.
El color es pajizo brillante avivado por el perlage.
El aromaticidad es fresca y rica de perfumes de fruta, manzana, pera, con una señal de cítricos que esfuman en lo floral.
En boca el vino es blando y al mismo tiempo seco gracias a una acidez bien presente. Óptimo como aperitivo, es ideal servido a 8-10° C, sobre sopas de legumbres y mariscos, pastas con delicados jugos de carne, quesos frescos y carnes blancas sobre todo volatería.
Prosecco de Valdobbiadene
Superior de Cartizze 104
hectáreas de sola excelencia, el corazón del prosecco
Valdobbiadene Superior de Cartizze o brevemente Cartizze se produce en la zona de Cartizze, una pequeña área de 107 hectáreas de viña, incluida entre las colinas más escarpadas de S. Pietro di Barbozza, Santo Stefano y Saccol, en el ayuntamiento de Valdobbiadene.
Un verdadero cru que nace de la perfecta combinación entre un microclima dulce y un terreno antiquísimo, originado del levantamiento de fondos marinos. Sobre la roca madre se encuentra una capa de terreno muy vario, con morrenas, areniscas y arcillas que permiten un drenaje veloz de las lluvias y, mientras tanto, una constante reserva de agua, así que las vides se desarrollan de modo equilibrado. El nombre de la localidad, que encontramos indicado en los mapas catastrales, es hecho remontar, por algunos, a un caballero mercenario español, que en la edad media después de un largo período de batallas, se asentó en estas colinas. Una hipótesis más acreditada parece ser, en cambio, la que hace derivar el nombre de gardiz, gardizze, etcétera, expresión dialectal para indicar los cañizos usados por el marchitamiento de las uvas. En la zona del Cartizze en efecto, las uvas son vendimiadas tarde, cuando los granos de uva inician a enseñar las primeras señales de marchitamiento natural. Eso otorga al vino una concentración de aromas y sabores de intensidad inusual.
En el Cartizze, situado en el corazón de Valdobbiadene, en Octubre la uva de Glera alcanza una completa maduración, eso garantiza una mayor concentración de aromas y sabores y la posibilidad de dar al espumante un gusto más amable y denso sin perjudicar su frescor. El vino base es conseguido por esmerada fermentación en blanco, hasta casi total agotamiento del azúcar natural originario (una huella de azúcares colabora a conservar el frutoso), después el vino es dejado someterse a los fríos invernales que lo desvisten de los tartratos y provocan su clarificación.
Es un perfecto sello a los momentos bonitos de la vida. Ya el color pospone a una mayor intensidad, que se manifiesta con una complejidad de perfumes atrayentes y amplios, de la manzana a la pera, del albaricoque a los cítricos, a la rosa, con una agradable nota de almendras glaseadas al regusto. Producido casi exclusivamente en la versión Dry (restante azucarillo 17-35 g/l), este espumante se acompaña a los dulces de la tradición, de la pasta frola a las tartas de fruta y a las hogazas.
Óptimo no sólo al final de cada almuerzo importante, sino también por cada brindis de felicitaciones, para hacer más alegre cada ceremonia.
Prosecco de Conegliano Valdobbiadene Burbujeante
Es el Prosecco más fácil e inmediato: nacido para encontrar a los jóvenes y para acercar al consumidor experto.
En la versión de refermentación en botella (Sur lie) es el auténtico embajador de la tradición del viñero, un vino esencial, seco, digestible y ligero. Pero, como se produce un vino con estas características, cuál es su secreto? Prosecco Sur Lie, vino antiguo, producido por nuestros abuelos más que por nuestros padres, cuando no existía ningún ayuda tecnológica. Se consigue con una espumantización en botella, tipo el Champán, sin pero efectuar a diferencia de este la dégorgement con la consiguiente separación de las levaduras y añadidura di azúcares. El resultado final es un vino con su propio fondo y absolutamente seco.
En algunos raros casos no hay ningún empleo de levaduras selectas. Las uvas, producidas con bajas rendiciones, son recogidas muy maduras y presentan un buen tenor azucarado que durante la primera fermentación a menudo no es desarrollada completamente en alcohol. Eso permite durante la segunda fermentación, en la primavera siguiente, de utilizar estos azúcares restantes de la uva sin deber añadir otros. Si eso no ocurriera, se suma a la base espumosa del mosto conseguido por uva Prosecco marchitada. En conclusión el objetivo es de conseguir con uvas las más maduras y ricas posible un vino realmente genuino cuya acidez derive de la naturaleza calcárea del terreno y no de vendimias anticipadas.
En la fermentación más difusa, en autoclave, el Prosecco burbujeante armoniza la fragancia de los perfumes varietales de la uva con el picar delicado del anhídrido carbónico, en una unión que da gran frescor.
El color es el característico pajizo, a la nariz el aroma es rico en señales florales y frutosas con un prevalecer de manzana verde y limón.
Perfecto servido a 8-10° C como aperitivo, sobre entradas y primeros no elaborados.
Prosecco de Conegliano Valdobbiadene Tranquilo
Es la versión conocida fuera de la zona de producción. Se consigue de las viñas más espesas y poco productivas y de uvas bien maduras.
La vinificación preve una breve maceración a frío sobre las cáscaras de la uva, de modo que el vino se enriquece en aromas y estructura.
El color es pajizo delicado, los perfumes recuerdan manzana, pera, almendra y miel de mil flores. La estructura es suave y persistente, con un regusto a veces agradablemente amargoso que lo devuelve más articulado y complejo.
Aunque no es un vino de envejecimiento, se puede apreciarlo hasta el segundo año de vida.
Debe ser bebido a 10-12° C sobre entradas delicadas de mar y tierra, y en combinación con los bocaditos escabechados de la tradición véneta.