Albergo a Treviso, costruzione 17° secolo, villa di lusso

Foto2Foto3Foto4Foto5Foto1

Marca Trevigiana…o jardim de Veneza

CLICK HERE
Cuando se llega en la provincia de Treviso se queda encantados por la variedad del paisaje y por las atracciones de las ciudades de la Marca.
Aquí encontrarán deliciosas ciudades de arte que han conservado intacto el atractivo de antiguo burgo medieval, las villas venecianas que hacen única la Marca, dulces colinas, productos típicos excelentes por su agradable estancia.
Una vacación que podrán completar en la mágica Venecia, desde Treviso alcanzable fácilmente y en breve tiempo, o con un paseo en el campo veneciano.

Itinerarios
Tan hermosa es Treviso

De vuelta por el casco antiguo o de paseo a lo largo del río Sile
Treviso tiene una gracia que ninguna otra ciudad tiene.
El casco antiguo les acoge con sus pintadas calles medievales, costeadas por porches y palacios todavía en parte frescados (ha sido una de las urbs picta más hermosas de Italia). Muchas son las cosas por ver: Piazza dei Signori y el Calmaggiore, en el corazón del centro; sus numerosas e interesantes iglesias, a partir de la Catedral; el enredo de canales que la hacen fresca ciudad de aguas; escorzos característicos como la pescadería y el canal de los Buranelli.
La ciudad es atravesada por el Sile, el río de resurgencia más largo de Italia. A norte, como a sur, puede ser agradablemente explorado, entre oasis naturales, antiguos molinos, villas patronales.
Treviso es ciudad rica en productos de territorio, de la célebre achicoria roja al dulce tiramisú, que sabe proponerles en gustosas recetas en sus inconfundibles, típicos, locales.

La Ciudad de los Colores
En el siglo trece la ciudad Alegre pintó los muros de sus hermosísimos edificios con los colores representativos del territorio de la Marca. Aún hoy los rojos intensos y los colores vivarachos, que han hecho de Treviso una de las urbs picta más hermosa de Italia, se destacan y decoran el casco antiguo.
Capital de la Marca "alegre y amorosa", Treviso presenta un casco antiguo rico de cosas que ver y gustar. Señalamos el Palacio de los Trescientos en Piazza dei Signori, el Calmaggiore, la Catedral, el templo de San Nicoló con la anexa Sala del Capítulo de los Dominicos pintada por Tomaso de Módena, la Logia de los Caballeros, Ca' dei Carraresi, el importante museo de Santa Caterina y la nueva universidad en San Leonardo.
Treviso es una ciudad elegante, rica de tiendas cuidadas, con escaparates bonitos y siempre puestos al día.
Para conocer la belleza del río Sile se puede visitar, a norte, el oasis naturalístico de Santa Cristina;  a sur, el recorrido del "Restera", que por kilómetros flanquea el sinuoso curso del río como en un cuadro naturalístico.

Castelfranco Veneto
En la ciudad-cofre del grande Giorgione
Castelfranco Veneto les acoge con la torre del reloj, espléndida puerta de entrada circundada por paredes almenadas que conservan los colores y los perfumes de una larga historia.
El centro del castillo es un verdadero cofre artístico, bien guardado, que recoge múltiples y significativos estilos arquitectónicos, de los de huella medieval hasta los edificios de matriz dieciochesca, entre los que recordamos la Catedral y el Teatro Académico.
Castelfranco es la ciudad del Giorgione, extraordinario artista del renacimiento véneto, célebre por cuadros de incomparable belleza, de la Pala a la Tempestad.

La Pala del Giorgione
La Catedral de la ciudad, realizada por el arquitecto Francesco Maria Preti, desde 2006 hospeda de nuevo la Pala del Giorgione, bien restaurada en Venecia: una maravilla de visitar con absoluta contemplación.

Asolo
En la ciudad joya, musa de los artistas
Asolo es una pequeña joya entre las colinas de la Marca Trevigiana. Quien la visita es atraído por aquella atmósfera única y mágica que ha sido fuente de inspiración para artistas de cada época, desde los tiempos de la Regina Cornaro.
La "ciudad de los ciento horizontes" es considerada hoy uno de los lugares más hermosos del mundo, con sus pequeñas plazas, escorzos de rara belleza, paisajes naturales del atractivo romántico y con vistas panorámicas impresionantes.
El Castillo, de origen medieval, que fue residencia de Caterina Cornaro y de su corte renacentista, hospeda hoy el teatro dedicado a Eleonora Duse y todavía conserva la torre del reloj, la torre mocha y la sala de las audiencias de la reina.
La catedral medieval custodia bonitas obras de Lorenzo Lotto, mientras que el Palacio della Ragione conserva los frescos del siglo XVI del Contarini.
Sobre la encantadora plazoleta dedicada a Gabriele d'Annunzio se asoman Palacio Beltramini y la Casa de la Duse.
A Browning, poeta inglés autor del libro en versos "Asolando", es titulada una calle con palacios maravillosamente pintados. De no perder Villa Freya, casa dónde vivió la exploradora Freya Stark y en cuyos jardines quedan los restos del teatro romano.

Del Canova a Scarpa
Possagno, Maser, Altivole
Un itinerario rico de oportunidades, en el llano "de los ciento campanarios" entre las colinas asolanas y el Monte Grappa.
Un paisaje de "ciento horizontes", como escribió Giosué Carducci, que permite de hundirse en la naturaleza rica de bosques y árboles de fruta, saboreando las excelencias enogastronómicas de una tierra generosa y de grandes tradiciones.
Podrán admirar como grandes artistas de muchas épocas, de Andrea Paladio a Antonio Canova hasta a Carlo Scarpa, hayan sabido interpretar y valorizar las características de este paisaje, sus formas armoniosas y sus colores, planeando y construyendo obras maestras arquitectónicas y artísticas famosas en todo el mundo.
Possagno hospeda la casa nativa del gran escultor neoclásico Antonio Canova, el Templo por él querido y planeado y la espléndida Gipsoteca que recoge calcos, yesos y obras pictóricas.
El genio arquitectónico de Paladio se descubre en la Villa Emo Capodilista en Fanzolo y en la espléndida Villa de Maser, también valorizada por los frescos de Paolo Veronese.
En Altivole el Barco de la Reina Cornaro, lugar de convite y encuentro entre literados, entre los que Pietro Bembo, es el testimonio de la única corte del siglo XVI en el territorio de la Serenísima.
En S.Vito se admiran los juegos de luz y agua de la monumental Tumba Brion, obra maestra de Carlo Scarpa, construida entre el 1970 y el 1975 en el pequeño cementerio del pueblo.

El Montello
entre Naturaleza y recuerdos de la Gran Guerra
He aquí un "monticellus" de veras raro, que perfuma de hierbas y plantas salvajes. Utilizado hace un tiempo por la Serenísima como reserva forestal por sus propios barcos, ha sido teatro final de la Primera Guerra Mundial, de la que conserva importantes testimonios, monumentos y reliquias.
Merece una parada Giavera del Montello, dónde se encuentran el sugestivo Cementerio Británico y el Monumento de Giavera a los mílites desconocidos.
Nervesa Della Battaglia hospeda el imponente Sagrario Militar del Montello. Siempre en Nervesa, son de visitar: el Museo de la Gran Guerra, que expone importantes restos históricos, el Barcone del Genio Pontieri, el monumento del célebre aviador Francesco Baracca y los restos de la Abadía de San Eustachio, dónde Monseñor Della Casa compuso el célebre Galateo.
Merodeando por el Montello, absolutamente aconsejada una pausa en la localidad Santi Angeli, desde la que se goza una hermosísima vista sobre el Piave.
Por fin, es de admirar el original Museo dello Scarpone en Montebelluna, dónde es resumida, en varios cuadros y ejemplares, la historia de la ciudadela trevigiana, capital mundial del calzado deportivo.

Conegliano
En la elegante ciudad del Cima
Conegliano es una pequeña ciudad renacentista que ofrece con elegancia alegrías a todos sus visitadores: bellezas históricas y artísticas, una excelente cocina de territorio, sus vinos célebres en todo el mundo.
Caminando por las calles del centro, especialmente en la hermosísima via XX Settembre, se pueden admirar los palacios históricos y sus magníficos frescos, todavía vivos en los colores y bien definidos en las imágenes.
En Conegliano no puede faltar una visita a la Catedral del siglo XIV, que hospeda la magnífica y célebre Pala de Cima de Conegliano. Del gran pintor coneglianese es posible visitar también la casa, hoy destinada a museo, situada en la plaza a él titulada. La Escuela Enológica, fundada en el 1876, fue la primera en Italia y es considerada hoy, en Italia y en Europa, un punto de referencia para los estudios de enología.
Respaldada por las empresas de la zona, la escuela es el símbolo de la tradición vinícola centenaria de este territorio.
Conegliano les acoge con la bonita Escalinata de los Alpinos, situada frente a la estación.
De aquí puede empezar un relajante paseo entre plazas, finas tiendas, palacios frescados y espléndidas iglesias.
En Piazza Cima se puede admirar el neoclásico Teatro Accademia y la galería de la Escuela S. Maria dei Battuti, pintada por el Pozzoserrato.
Atrayente también el paseo que parte de la sugestiva via Madonna della Neve, costea las antiguas Muras Carraresas, sube al Castillo que domina la ciudad en cuya Torre de la Campana es aprestado el Museo Cívico.
Desde Conegliano sale la Carretera del Prosecco, un burbujeante recorrido entre los sabores y las fragancias de colinas de verde y de oro pintadas.

La Carretera del Prosecco
Entre viñas doradas y antiguas parroquias
Entre Conegliano y Valdobbiadene se extiende la Carretera del Prosecco: parece una única viña entre dulces colinas, de vez en cuando intervalado por antiguas abadías, árboles seculares y caseríos rústicos.
A lo largo del recorrido, además de la belleza de un panorama único en su género, podrán gustar en típicas hosterías las fragancias del vino de la modernidad por excelencia, también en la versión de Prosecco superior de Cartizze.
Prosecco en la historia
El comercio de este soberbio vino, presente en el territorio trevigiano desde siempre, se intensifica en el siglo XIV con cambios comerciales con las poblaciones alemanas. De Carlos V a Enrique III, hasta nuestros días, quienquiera haya pasado por las colinas de la Marca se ha parado a gustar este vino sin tiempo. Saliendo de la hermosa Conegliano, la Carretera del Prosecco atraviesa la localidad de Rua di Feletto, surgida alrededor del antiguo monasterio camaldolese de S. Maria Assunta, pasando luego por S. Pietro di Feletto, dónde se puede visitar la antigua Parroquia medieval que conserva espléndidos frescos del 1200.  Además del prosecco, en Refrontolo pueden degustar un óptimo passito doc, el Marzemino. En esta localidad también merece su visita el Molinetto de la Croda, extraordinario ejemplo, bonito como un cuadro, de arquitectura rural del siglo XVI. Solighetto di Pieve di Soligo hospeda un pequeño museo dedicado a la célebre cantante lírica Toti Dal Monte: una sugestiva visita antes de llegar a Valdobbiadene. Ejemplares, la historia de la ciudad trevigiana, capital mundial del calzado deportivo.

Vittorio Veneto
Entre los dulces declives de la ciudad de la paz
Vittorio Véneto, nacida en el Ochocientos por la unión de los dos antiguos burgos de Ceneda y Serravalle por voluntad del rey de Italia, es la ciudad donde el 4 de Noviembre de 1918 se ha concluido la primera guerra mundial.
De este importante acontecimiento conserva varias señales en su territorio, primera entre todas su vocación a ser memoria y auspicio de paz.
Besada por un clima clemente, la "reina" de los prealpes trevigianos es circundada por unos dulces declives que la protegen y dan vida a bonitos paisajes naturales.
Muy característicos sus dos burgos: Ceneda, antigua sede administrativa y obispal y Serravalle, dónde se encuentra la espléndida Piazza Flaminio toda adoquinada de piedra de istria.
Muy acogedora, Vittorio Veneto es rica de locales típicos que proponen una óptima enogastronomía de territorio.

Museo de la Batalla
El museo hospeda una vasta colección de armas de la Gran Guerra, una colección de teléfonos de campo y una vasta selección de documentos escritos, mapas topográficos, mecanografiados de despachos, periódicos, carteles y ejemplos de propaganda de ambas las formaciones. De visitar, en el burgo de Ceneda, la Catedral, el castillo de S. Martino, el Museo diocesano en el Seminario Obispal, el Museo de la Batalla hospedado en la Logia del Cenedese. Siempre en el burgo de Ceneda, de no perder la espléndida "Anunciación" de Andrea Previtali, expuesta en la iglesia de S. Maria del Meschio. Toda de descubrir Serravalle y su gema, Piazza Flaminio, dónde desprende la Logia Serravallese con la entera fachada decorada por frescos, inscripciones, escudos de armas y una torre románica. La Logia también es sede del Museo del Cenedese.

Maravillas pedemontanas
De la selva del Cansiglio a las pendientes de Valdobbiadene
Del gran bosque del Cansiglio, antigua selva equipada para el turismo ecológico y varios deportes, en Revine Lago, con sus características casas en piedra; de la espléndida Abadía cisterciense de Follina, verdadera joya del siglo XIII: una excursión entre los paisajes naturales y antrópicos de la Altamarca, acogedores y, aquí y allá, de rara hermosura.

Inbriago, Morlacco, Bastardo, Casatella…
Las tierras de la Pedemontana se distinguen por la producción de soberbios quesos.
Del Inbriago, recubierto por blandos orujos de las viñas rojas locales, al Morlaco, que toma su típico sabor de la flora rica y varia de las alzadas del Grappa. En la Marca además se produce la Casatella trevigiana, famosa por su cremosidad.

Dos días de aire puro
Antes o después de la excursión en la selva del Cansiglio, dónde se puede ver también el interesante museo naturalístico, en localidad Piai les esperan las sugestivas grutas del Calieron: merecen su visita.
Imperdible la Abadía cisterciense de Follina, uno de los más relevantes ejemplos de arquitectura tardo - románica, tendente al gótico, presente en la Marca Trevigiana. Iniciada en el siglo XII, y acabada en el 1335, también desprende por su bonito claustro. Óptimo final en Valdobbiadene:  brindis de rito con el Prosecco DOC y gustosas propuestas gastronómicas para reanimar el espíritu y la alegría de la amistad.

Cultura de Marca
Durante todo el año exposiciones, museos, itinerarios, manifestaciones en trajes de época
La Marca trevigiana ofrece, en todas las temporadas del año, una rica oferta cultural que, con varios eventos y exposiciones, completan y alegran su estancia.
En evidencia: en Treviso, promovidas por la Fundación Cassamarca en el bonito palacio medieval de Ca' dei Carraresi, las célebres exposiciones de arte. En los cascos antiguos y burgos de la Marca, el rico calendario de palios y fiestas en traje que prometen atmósferas medievales y renacentistas.

A lo largo del Sile
Entre los escenarios sorprendentes del río de Treviso
El Sile es la ocasión para un itinerario de gran interés paisajístico e histórico, de recorrer parcialmente caminando o mejor aún en bicicleta.
Saliendo desde Treviso, zona "Restera", se llega hasta Roncade, encontrando a lo largo del recorrido los rojos molinos Mandelli, bonito ejemplo de arqueología industrial, armoniosas villas venecianas, la Torre de los Carraresi en Casale sul Sile del siglo XIV, el castillo Giustinian de Roncade.
Un paseo agradable como dentro de un cuadro naturalístico.

Destinación Venecia
Un crucero en confortables motonaves a lo largo del Sile es otro, interesante modo para descubrir el atractivo de este río inmerso en el verde y rico de historia.
A norte de la Laguna de Venecia el Parque del río Sile ofrece la posibilidad de visitar un ambiente maravilloso, rico de fauna y flora acuática.